"Toda gente nueva": Directo desde New York y con timing televisivo

Para los que tienen ganas de un plan palermitano combinando una obra entretenida con posterior gastronomía y noche, les sugerimos darse una vuelta los sábados por el teatro Border en la calle Godoy Cruz y ver esta propuesta que nació en New York, pasó por el Reino Unido y ahora está en Buenos Aires.

¿Hay algo más deprimente que un cuarentón en bata, pijama y pantuflas, salvo que sea un Lord en su biblioteca tomando brandy?

En "Toda gente nueva", Charlie planea suicidarse. Cuando la obra comienza lo vemos en pijama, fumando y acercando su cuello a la horca que ha preparado con unos cables. Un cuadro perfecto de la depresión. Pero Charlie tiene suerte, porque a esa casa que le han prestado en el balneario de Cariló empieza a llegar gente que no solo le impide (sin proponérselo) quitarse la vida, sino que le hace reflexionar sobre ciertas cosas.

Así dicho puede sonar a bajada de línea de programa cristiano, pero gracias a las actuaciones y al "timing" de los diálogos la obra fluye, entretiene y provoca carcajadas. Se destaca la actuación de Gilda Arteta, un tornado de palabras, gestos y movimientos que atrapa y deslumbra, una fusión entre bailaora flamenca (por su acento, no por su aspecto) y chica de Belgrano (por su aspecto, no por su acento), que mantiene en vilo al espectador hasta que deja de hablar para respirar. "La gente va a salir del teatro muerta de risa, la obra no para un segundo... pero sin esa sensación de ver algo que nos hizo reír sin dejar nada. Lejos de juzgar o sentenciarlos, hay un pensamiento, hay una esperanza, hay una empatía y comprensión por esta gente", reflexiona el director Emiliano Delucchi.

La escenografía elegida, donde abunda lo blanco, lo metálico y un aire sofisticado, combina a la perfección con una ciudad playera bonaerense en invierno, fría y desolada, con unos pocos habitantes que sobreviven como pueden hasta que llegue el calor y el movimimiento. Algo de "El Eternauta" hay en ese afuera. Nada de eso vemos, por supuesto, pero ese afuera tiene peso y refuerza la sensación de soledad y de abatimiento que tiene Charlie y por la cual ha decidido suicidarse. Después de todo, ¿qué mejor que una playa fuera de temporada para quitarse la vida? En el fondo, ¿hay algo más romántico que eso?

"El cambio de locación requirió un trabajo muy minucioso a la hora de dar una voz local a los personajes. Su forma de hablar, sus expresiones, sus particularidades, tienen que sentirse reales. Una traducción literal hubiese perdido todo esto", explica Alejandro Germaná, a cargo de la traducción y adaptación de la obra.

Y como en todo texto romántico, los personajes se cuentan sus cuitas, fingen ser fuertes (pero al final queda claro que no lo son tanto), se arrepienten de cosas que han hecho, reflexionan sobre su existencia y finalmente, llegan a una conclusión que no adelantaremos. Por suerte, todo ocurre con grandes dosis de humor y la presencia de Marina Lamarca en el papel de una acompañante de lujo, cuyos comentarios descomprimen, agilizan y provocan carcajadas. "La obra presenta un humor negro pero ameno del cual es imposible escapar. Te lleva, como en una montaña rusa, a un viaje por las miserias humanas con una diversión impensada", concluye Delucchi.

TODA GENTE NUEVA

Sala: Border Comunidad de Arte - Godoy Cruz 1838, CABA

Funciones: Sábado, 21 hs.

Entradas: Desde $ 300,00, en el teatro o por Plateanet (5236-3000)

Web: http://www.border.com.ar

FICHA TÉCNICA

Autor: Zach Graff

Director: Emiliano Delucchi

Actores: Alejandro Germaná, Gilda Arteta, Germán Polonsky, Marina Lamarca.

Escenografía: Tamara Romero.

Diseño de luces: Emiliano Delucchi/Max Pastorelli

Asistencia de Dirección: Daiana Mónaco

Fotografía: Nacho Lunadei

Diseño Gráfico: Tomorrow Estudio

Prensa: Florencia Carrasco y Lucía Steimberg / Circular de Arte


© 2015 por Gustavo Hierro. Síganos también en www.facebook.com/LaTaquillaTeatro.

  • Facebook B&W
  • Twitter B&W
  • Instagram B&W