Chau Misterix: el clásico de Kartún, reversionado para una nueva generación

Ya muy lejos de aquellos años en los que su dramaturgia aparecía como respuesta a un estatus qúo complicado, una de las obras más celebradas y reversionadas del prolífico Mauricio Kartún escapa, paradójicamente, a esa lectura militante que supo cultivar en su juventud. Eso no significa que "Chau Misterix" no haya adoptado un fuerte compromiso ideológico con su tiempo. Se estrenó en 1980, cuando en la Argentna gobernaba una dictadura asesina, y había que apelar al lenguaje simbólico para ejercer el arte del decir. Las generaciones y las reposiciones pasaron, y ahora el Patio de Actores ofrece a un nuevo público, por segundo año consecutivo, este verdadero clásico del teatro nacional. La mirada de Lorena López.

Los monstruos de la infancia siguen siendo los de siempre: Ogros. Brujas. Dragones. Maestras. Madres. Chau Misterix es una mirada al mundo de esos niños que están, poco a poco, dejando de ser niños pero aún conviven con todos los arquetipos de los cuentos infantiles. Hasta la famosa y temida "maestra particular", que con sus mantras de tablas de multiplicar y reglas ortográficas ha taladrado el cerebros de generaciones (excelente aparición de Marisa Sosa taconeando como poseida y poniendo en vilo a los espectadores, que no quieren que se vaya tan rápido).

Y como en toda historia donde el protagonista es un varón, la presencia de la madre tiene peso propio. Esa madre de universo doméstico siempre entre ropa lavada o para lavar y la tiranía de las comidas diarias. Una madre que suponemos frustrada y cuyas expectativas de vida están puestas (todas) en ese hijo que quiere ser perfecto pero la sale bastante mal y por lo tanto cuando no aguanta más se convierte imaginariamente en Misterix, el superhéroe que todo lo puede. ¿Qué es todo? Conquistar mundos, atravesar selvas peligrosas, ser perseguido por mujeres hermosas y darse el lujo de desdeñarlas, ser famoso y admirado. En fin, lo que quieren todos los adultos.

Chau Misterix se ambienta en una Argentina de la década del cincuenta donde el bullying tenía otro nombre pero era igual de cruel que en las décadas siguientes y que ahora. ¿Por qué fue y es tan duro el mundo de los chicos, donde ser diferente es la peor afrenta y se castiga con golpes físicos y emocionales? Levante la mano quien nunca sufrió en los 12 años que dura la escuela.

Chau Misterix, de Mauricio Kartun, es una obra para disfutar del hecho de ir al teatro y, de paso, para preguntarse algunas cosas, como ocurre en todo hecho artístico. Se puede ver todos los lunes en el Patio de Actores, Lerma 568, con la dirección de Jorge Sánchez Mon.

CHAU MISTERIX

de Mauricio Kartun

[endif] [if !supportLineBreakNewLine] Funciones: todos los lunes a las 20:30.

Teatro: Patio de Actores, Lerma 568

Entradas: $200 Reserva en ALTERNATIVA TEATRAL o en el teatro (4772-9732 /patiodeactores@fibertel.com.ar)

Duración: 75 minutos

Facebook: @xchaumisterix

Ficha técnica: [if !supportLineBreakNewLine] [endif]Elenco: Lucila Kesseler (Titi), Tomás Pippo (Rubén), Pedro de Moya (Chiche), Anahí Politti (Miriam), Marisa Sosa (La Particular) y Jorge Luis Degui (Locutor)

Fotografía: Marcela Gabbiani

Diseño de iluminación: Marco Pastorino

Operación de luces: Julieta Carrillo

Diseño de sonido: Tomás Pippo y Ariel Mele

Operación de sonido: Camila Campllonch

Música Original: Juan Pedro Braun

Diseño Gráfico: Julieta Scordo

Diseño y realización de Escenografía: Vanesa Abramovich

Diseño y realización de Vestuario: Jorge Sánchez Mon y Vanesa Abramovich

Asesoramiento en puesta y escenografía: René Diviú

Prensa y comunicación: Marcelo Boccia y Ariel Zappone para BMZ Comunicaciones

Asistente de Dirección y Producción Ejecutiva: Marisa Sosa

Coordinación de Producción: María Miguens

Dirección General: Jorge Sánchez Mon


© 2015 por Gustavo Hierro. Síganos también en www.facebook.com/LaTaquillaTeatro.

  • Facebook B&W
  • Twitter B&W
  • Instagram B&W