Vigilia de noche: un torbellino que envuelve y exaspera

Dos hermanos distanciados entre sí se reencuentran en la ceremonia de cremación de la madre. La esposa de uno de ellos invita a su cuñado y a su mujer, no residentes en la ciudad, a pasar la noche en la casa familiar. Ambos matrimonios comparten entonces, bajo el mismo techo, una noche que será traumática y cambiará el curso de sus vidas.

El versátil y talentoso Daniel Veronese supo adaptar a la cultura latina –y particularmente, a nuestra propia expresividad local- la traducción que hizo Francisco Urís de la obra que un dramaturgo escandinavo, el sueco Lars Norén, escribió a mediados de los ochenta.

El resultado es una historia contundente con sutiles toques de comedia, en un crescendo dramático que sostiene la tensión desde la primera hasta la última escena. La performance de un elenco excepcional cierra el círculo virtuoso de un gran momento del teatro argentino.

“Vigilia de Noche” se estrenó en Buenos Aires en 2015, en la sala Cunill Cabanellas del San Martín. Este año puede admirarse todos los martes a las 21, en el Teatro El Picadero.

Las discusiones que se desatan entre los cuatro personajes expresan sus respectivas crisis existenciales, sus frustraciones, el fin de la pasión, la crisis de pareja, las obsesiones, la competencia, el adulterio y el efecto deletéreo del estilo de vida occidental, que sufre sobre todo la estructura familiar tradicional. En otras palabras, el amor después del amor.

El elenco integrado por Luis Machín, Pilar Gamboa, Mara Bestelli y Walter Jakob someten al espectador a un verdadero tour de force escénico, a través de un diálogo corrosivo, durísimo, por momentos extremadamente cruel, siempre inteligente, en el que el público asiste atónito a un proceso de mutua destrucción entre los cuatro personajes.

Resulta curioso ver cómo afloran en la trama los peores sentimientos, justo en el momento del luto, del que debiera esperarse sólo amor y contención. Acaso la hipocresía, la mentira y el cinismo que envuelven las vidas de los protagonistas les hacen olvidar códigos de convivencia básicos, para que aflore en su lugar una violencia contenida, que al estallar se hace inusitada.

Las interpretaciones son parejas y conmovedoras. Hacen pasar al espectador por la risa, la tensión o la angustia sin solución de continuidad. Los cuatro actores encarnan personajes complejos, con textos muy extensos, deben someterse a momentos muy exigentes a nivel dramático, y en términos de la interpretación, todos se lucen y sostienen con brillantez un auténtico duelo actoral.

Hay que ver “Vigilia de noche”. Posiblemente sea una de las mejores inversiones del año a la hora de comprar entradas para el teatro. La asistencia artística es de Sebastián Blutrach, la asistencia de dirección es de Adriana Roffi, la iluminación de Juan Ramos, el vestuario de Laura Singh y la escenografía, simple y minimalista, de Franco Battista.

VIGILIA DE NOCHE

Sala: Teatro Picadero – Pje. Enrique S. Discépolo 1857

Funciones: Martes 21 hs

Localidades: Platea $ 250.- / Pullman $ 200.-

Ficha Técnica

Autor: Lars Norén

Versión y Dirección: Daniel Veronese.

Con: Luis Machín, Pilar Gamboa, Mara Bestelli y Walter Jakob.

Asistente artístico: Sebastián Blutrach

Asistente de dirección: Adriana Roffi

Iluminación: Juan Ramos

Vestuario: Laura Singh

Escenografía: Franco Battista.

Fotos: Carlos Furman


© 2015 por Gustavo Hierro. Síganos también en www.facebook.com/LaTaquillaTeatro.

  • Facebook B&W
  • Twitter B&W
  • Instagram B&W