Una mirada retrospectiva de "La Luna", del talentoso Nicolás Manservigi

Por esas cuestiones del calendario, esta reseña, que había sido escrita en el mes de diciembre, no fue publicada tras el fin de los recitales poéticos y musicales que el talentosísimo Nico Manservigi ofreció en el CPM Multiescena en los pasados meses de octubre y noviembre. Sin embargo, deseamos subsanar de algún modo el descuido publicándola ahora, justo en el momento en el que el joven intérprete lanza su primer disco digital, ya disponible en Spotify e Itunes. Para que la gente sepa cómo trabaja este joven profesional. Y para que este joven profesional sepa cuánto es valorado por la prensa especializada.

El arte también es búsqueda. El artista explora en su caja de herramientas los rudimentos que le permiten exhibir sus talentos, y una vez que los encuentra, proyecta su oficio sobre el escenario. Cada intento fallido lo obliga a buscar otro enfoque. Pero cuando tiene éxito, se luce frente a la audiencia y avanza, sin fisuras, en esta azarosa empresa de entregar belleza y consistencia.

Nicolás Manservigi brinda un caso triunfal. Su solidez se apoya en sus muchas cualidades personales. Su privilegiado caudal de voz y su pinta de galancito joven integran la lista. Pero también asoma por allí un histrionismo incipiente, aunque en esa veta lo veamos a mitad de camino.

Pero la materia prima está allí, y –lo declaramos con énfasis- es de primerísima calidad. Nico es como un diamante en bruto, que debe continuar siendo tallado por la experiencia, pulido por la repetición, exaltado por la oportunidad.

A través del unipersonal “La Luna – Concierto Poético”, que ofreció en el CPM Multiescena a fines de 2015, su colorido registro de barítono conmovió a una audiencia eclipsada por su talento. Manservigi tiene una voz lírica, y con una gran paleta de matices que le permite ofrecer una fuerte ductilidad personal.

Es difícil sostener la tensión en un espectáculo unipersonal en un escenario despojado de objetos. Sin embargo, el cantante lo consiguió a través de su repertorio personal de grandes clásicos de la canción romántica. Talentosísimo intérprete multilingüe, el francés y el italiano le sientan mejor que el inglés, aunque interpreta correctamente cualquier partitura.

En su recital –en el que jugó a ser un hombre despechado que acaba de ser abandonado por su amante- llegó a sus momentos de mayor intensidad interpretativa con grandes títulos como el “Hymne á l’ amour” inmortalizado por Edith Piaf, “Io vivro sensa te”, de Mina, “Perdere l’ amore”, de Massimo Ranieri, “Procuro Olvidarte”, de Simone, o la inmortal canción “Cry Me a River”, que fue grabada por muchos grandes artistas en innumerables versiones.

Muy bien acompañado en piano por el maestro Alejandro Cattáneo, el joven cantante demostró a puro talento que lo mejor de su producción viene madurando y está a punto de llegar.

Buena parte del material de este recital se puede admirar en el primer disco de estudio de Nicolás Manservigi, que se llama como el intérprete. Se puede descargar toda su música desde Soundcloud, escucharla en Spotify o comprarla en Itunes.

NICOLAS MANSERVIGI

Descarga las canciones en: https://soundcloud.com/nicol-s-manservigi

Compra el álbum en formato digital en: https://itunes.apple.com/gb/album/id947824271

Escuchalo y recomendalo en: Spotify


© 2015 por Gustavo Hierro. Síganos también en www.facebook.com/LaTaquillaTeatro.

  • Facebook B&W
  • Twitter B&W
  • Instagram B&W