Nostalgia en tiempo de Rhythm & Blues

Una joya del teatro musical aterriza en Buenos Aires: “Smokey Joe’s Café - La música de Leiber y Stoller” estrena este lunes 7 y podrá verse todos los lunes de septiembre, a las 21 horas, en el Teatro de la Comedia porteño. Una oportunidad imperdible para disfrutar de un clásico.

Para muchos memoriosos –en especial quienes transitaron la mayor parte de sus vidas durante el siglo pasado-, los nombres de los compositores Jerry Leiber y Mike Stoller se asocian a las raíces mismas del Rock and Roll norteamericano. No es para menos: sus melodías melosas y pegadizas, tan características de la década del cincuenta, son clásicos del Rythm&Blues que eternizaron grupos corales como The Coasters o The Drifters, y quedaron registradas en celuloide en los largometrajes del mítico Elvis Presley.

Títulos inoxidables como “Hound Dog”, “Kansas City”, “Searchin’”, “Jailhouse Rock”, “Spanish Harlem”, o “Stand By Me”, son tarareados aún hoy por las nuevas generaciones, incluso por aquellas que jamás oyeron mencionar a este par de prolíficos creadores de éxitos, que compusieron juntos más de 70 títulos que pasaron por los primeros puestos de los charts norteamericanos.

“Smokey Joe’s Cafe” fue concebido, precisamente, como un tributo musical a estos dos monstruos sagrados del pop. El show, que incluye 39 de los temas clásicos de la dupla Leiber-Stoller (que cumplieron en su producción las funciones de letrista y compositor, respectivamente), fue estrenado en Broadway en 1995 y permaneció en cartel por 2036 funciones. Una marca tan meritoria como el premio Grammy que ganó en 1996, el mismo año en el que el espectáculo estrenó su versión londinense.

Con enorme fortuna para los amantes del género musical, veinte años más tarde “Smokey Joe’s Cafe” llegó a Buenos Aires con su versión local, emotiva de principio a fin, y ajustada meticulosamente al esquema que propone la puesta original de Broadway. Con nueve talentosos cantantes-actores en escena (en rigor, ejercen más el primer rol que el segundo) y una brillante y compacta orquesta de seis músicos que rescata el ritmo de la época, este increíble cancionero hace suspirar (e inspira memorias de tiempos idos) a una audiencia hechizada por la cadencia de sus melodías.

Ambientado en esta década deslumbrante de la posguerra y el inicio del llamado sueño americano, “Smokey Joe’s Café” no pretende sin embargo evocar ese tiempo histórico de la historia estadounidense sino más bien celebrar la popularidad de los temas de Leiber y Stoller.

En cada cuadro se dramatizan las historias que cuentan las sucesivas canciones, con apoyatura en coreografías atractivas, simples e ingeniosas. Todo el guión queda limitado a las letras de los temas en su idioma inglés original. Dicho esto, aclaramos que no se trata de un espectáculo para comprender, sino de una oportunidad para disfrutar y dejarse llevar por esta selección de melodías embriagadoras, pletóricas de romanticismo y de un fino y amable sentido del humor. Claro está que quienes entiendan la lengua de Shakespeare, obtendrán un disfrute adicional del show.

“Neighborhood”, el leit motiv de la obra, aparece en distintos momentos y señala su intención evocativa. Da espacio a una larga lista de canciones populares: a las ya mencionadas al principio de esta reseña, debemos sumar otras, como “Young Blood”, “Fools Fall In Love”, “Poison Ivy”, “On Broadway”, “I’m a Woman”, “There Goes My Baby”, “Little Egypt” y “Baby, That is Rock & Roll”. Todas piezas populares, bellas y pegadizas.

Una de las características fundacionales de “Smokey Joe’s Cafe” es la interpretación coral. Todos los registros de voz propios de la producción original están cubiertos y replicados con efectividad en la puesta argentina. Más de 400 aspirantes audicionaron para participar de la obra en el mes de abril: los nueve intérpretes elegidos cumplen con honores las expectativas para la producción.

Se trata de un mérito indudable del equipo liderado por el director general Alejandro Guevara, responsable de una puesta atractiva pero sobria, sencilla pero emotiva, y totalmente respetuosa del espíritu original de la obra. Lo mismo puede decirse de su coequiper, el director musical Daniel Landea, quien ejecutó con gran excelencia junto a sus músicos una partitura que navega las aguas del rock, del blues y del jazz.

Aunque los pesos sobre el escenario están muy bien repartidos entre los nueve cantantes –y en este sentido, debemos decir que los merecimientos y aplausos son iguales para todos-, las participaciones de Belén Cabrera, de Mariano Condoluci y de Sofía Val alcanzan momentos conmovedores, en especial debido a las exigencias vocales que les imponen sus canciones. Los dos primeros son además muy graciosos, mientras que Val derrocha sensualidad. Aunque esto también ocurre con los otros dos roles femeninos, los de Daniela Flombaum y de Patrissia Lorca, dos cantantes y bailarinas de fuste.

Emmanuel Degracia, Cristian Centurión y Diego Jaraz aportan un ensamble vocal efectivo y voces solistas románticas, muy a tono con la naturaleza del musical; y los bajos de Sebastián Ziliotto completan muy bien la paleta tonal de una puesta que estalla en colores vivos.

SMOKEY JOE’S CAFE

Sala: Teatro de la Comedia, Rodríguez Peña 1062, CABA

Funciones: Lunes de septiembre, 21 hs

Entradas: Platea numerada $ 350.- Pullman $300.

Ficha técnica

DIRECCION GENERAL: Alejandro Guevara

DIRECCION MUSICAL: Daniel Landea

ELENCO: Belén Cabrera (B.J.), Cristian Centurión (Adrián), Daniela Flombaum (Pattie), Diego Jaraz (Michael), Emmanuel Degracia (Ken), Mariano Condoluci (Victor), Patrissia Lorca (De Lee), Sebastián Ziliotto (Fred) y Sofía Val (Brenda).

COACH VOCAL: Katie Viqueira

COREOGRAFIA: Delfina Garcia Escudero

DIRECCION DE PRODUCCION INTEGRAL: Cristian Omar Lago

PRODUCCION INTEGRAL: G&C ENTERTAINMENT

PRODUCCION COMERCIAL: Carlos Mazalan


© 2015 por Gustavo Hierro. Síganos también en www.facebook.com/LaTaquillaTeatro.

  • Facebook B&W
  • Twitter B&W
  • Instagram B&W