Testimonios de la grieta

Cómo pudo ocurrirle. Justo a ella, que brilló como pocas en la pantalla grande. Que era ovacionada a la salida de los teatros. A ella, que formó parte de la epopeya nacional y popular. Que trabajó palmo a palmo con Evita. Que fue su protegida, su amiga, su mano derecha. Justo a ella, que amó con desmesura. Que corrió los límites de lo prohibido. Que fue la fuente de felicidad para su amante Juan Duarte, hermano de la abanderada de los humildes, cuñado del Líder. Cómo pudo ser que a ella, Fanny Navarro, una peronista de ley, la hayan transformado, de repente, en merecedora del asco público, en un ser vituperado, en objeto de rechazo social. En una mujer deshonrada.

El apasionante espectáculo del realizador argentino Alfredo Arias apunta a un drama típico de la dramaturgia nacional. El de una historia plagada de desencuentros, de enfrentamientos tan sanguinarios como innecesarios, de infinitos juegos de suma cero, de sucesivas e interminables revanchas, de un punto al otro en la historia argentina.

Arias pidió al dramaturgo Gonzalo Demaría que escriba esta obra especialmente para ser interpretada por Alejandra Radano y por Marcos Montes. De allí la sensación general de que cada instante de esa única escena en el relato nace del alma de ambos actores.

Radano se pone, por supuesto, en la piel de la Navarro. Montes encarna un personaje enigmático, que se hace llamar Capitán Gandhi e interpela, en nombre de la naciente Revolución Libertadora, a su prisionera, a quien considera una “actriz del régimen”. La interroga, la juzga y se burla de ella tras privarla de su libertad, pero no se identifica a sí mismo como policía ni como funcionario judicial, ni explicita ningún motivo para mantenerla demorada.

En un escenario despojado, provisto sólo de una simple mesa, los personajes viven el drama. La iluminación –aunque debemos decir, especialmente las sombras- pasan a ser determinantes en el relato. El excelente guión se transforma de repente en canción, y con música de Diego Vila aparecen los registros conmovedores de la Radano. La empatía y complementariedad entre la actriz y su partenaire completan el cuadro: Montes transita la trama con aplomo, genera inquietud e intriga, mantiene en vilo al espectador y se entrega junto con su compañera a este juego de luces y sombras.

Poco a poco, la locura de Gandhi se manifestará en la acción al mismo ritmo que la desintegración personal de Navarro.

La historia de la actriz Fanny Navarro (1920-1971) ha quedado registrada en numerosas fuentes. Entre ellas, toda su filmografía (fue una de las actrices mimadas del peronismo) y filmes biográficos como “Ay Juancito” (2004), de Héctor Olivera, en el que se cuenta el inicio de su debacle, cuando era amante de Juan Duarte y una de las principales colaboradoras de Evita en la Fundación Eva Perón. Tal como relata la obra de Arias/Demaría, la caída del líder del justicialismo en 1955 marcó para la actriz un penoso camino de descrédito y persecución, que la convirtió en uno de los tantos personajes controversiales de nuestra historia.

Con “Deshonrada”, Arias no sólo aporta un valioso espectáculo a su Buenos Aires natal –reside desde hace varias décadas en París, donde desarrolló una brillante carrera- sino que además se da el lujo de llevar el talento argentino a su cabecera de playa: en mayo y junio pasado la obra se representó, con los mismos protagonistas pero en idioma francés, en el Théâtre du Rond-Point de la capital gala. En su propia tierra no le va nada mal: la obra obtuvo cuatro nominaciones a los premios ACE 2015: Mejor actriz protagónica en drama (Alejandra Radano), mejor actor protagónico en drama (Marcos Montes), mejor director en drama (Alfredo Arias) y mejor obra argentina (Gonzalo Demaría).

Resulta curioso advertir –aunque de seguro para nada casual- que una de las películas de Fanny Navarro fue “Deshonra” (1952), de Daniel Tinayre, la cual protagonizó junto con Mecha Ortiz y Tita Merello. Creemos ver en ese título una influencia directa en la definición del nombre que adoptó esta brillante obra de teatro, que podrá verse hasta el sábado 29 en la sala AB del Cultural San Martín.

DESHONRADA

Teatro: Sala AB, el Cultural San Martín - Sarmiento 1551, CABA

Funciones: Miércoles a domingos a las 20:30. Cierre: sábado 29 de agosto.

Localidades: $ 90.-En venta en la boletería del teatro o por www.tuentrada.com.

FICHA TÉCNICA

Autor Gonzalo Demaría

Director Alfredo Arias

Productor Alfredo Arias y Groupe TSE

Elenco Alejandra Radano, Marcos Montes

Espacio escénico Alfredo Arias

Música Diego Vila

Vestuario Pablo Ramírez

Iluminación Gonzalo Córdova

Sonido Santi Lesca

Accesorios Larry Hager

Mobiliario escenográfico Carlos Felisatti

Fotografía Patricia Ackerman

Prensa Duche&Zárate

Asistente de producción Maximiliano Gallo

Coordinación de producción Luciana Milione


© 2015 por Gustavo Hierro. Síganos también en www.facebook.com/LaTaquillaTeatro.

  • Facebook B&W
  • Twitter B&W
  • Instagram B&W