Más allá de la líbido

Según con el cristal con que se mire, “Sexo con extraños” puede ser mucho más que una historia de amor en los tiempos de la ciber generación. O que otro de esos recursos marketineros que se apoyan en el erotismo (y muy eficazmente, por cierto) para utilizarlo como herramienta de venta, al estilo de la célebre y exitosa saga de Grey.

La obra de la estadounidense Laura Eason es, por cierto, todas estas cosas. Pero a la vez, también puede interpretarse como una reflexión, en tiempo real, sobre los impresionantes cambios que afectan a la vida y a la relación entre las personas en la transición entre lo analógico y lo digital. La tensión y la confusión entre los vínculos humanos y las plataformas virtuales donde éstos, de un tiempo a esta parte, parecen desarrollarse.

La historia retoma los postulados que el checo Milan Kundera propuso en 1984 en su novela “La insoportable levedad del ser”, que ya por entonces generó un fuerte debate social, de alcance planetario, acerca del debilitamiento paulatino de los vínculos amorosos en las grandes sociedades urbanas.

En la historia que nos ocupa, el joven y exitoso blogger Ethan Kane llega a una posada de fin de semana en algún paraje montañoso. Se encuentra allí con la única huésped, Olivia Lake, una talentosa escritora diez años mayor. El diálogo entre ambos, al principio espinoso por las diferencias generacionales, encontrará puntos de interés comunes y mejorará en forma obvia, al punto de provocar una admiración mutua que arrojará a ambos a los brazos del otro. La atracción física y la actividad recreativa que más nos gusta a la mayoría de los mortales hacen el resto: la circunstancial pareja vive unos días inolvidables en el refugio nevado.

Claro que el encuentro se volverá cada vez más intenso, y otros elementos aparecerán en la trama, que empujarán a ambos personajes hacia un importante replanteo de sus vidas personales, e incluso profesionales. A partir de allí habrá encuentros, desencuentros, amor, traiciones y decepción. La vida misma.

Detrás de la historia, es muy interesante el debate sugerido sobre la brecha tecnológica en los medios a principios del siglo XXI: lo disfrutarán, en especial, los profesionales de la comunicación.

Ambos personajes, encarnados por una pareja de excelentes actores, sostienen el relato de principio a fin, sin fisuras. Gastón Soffritti viene pisando fuerte, en especial, por sus trabajos en tevé. Su Ethan se sitúa dentro de los cánones interpretativos de los papeles que hace en las tiras de Pol-Ka, de manera que su composición resultó muy natural.

Pero “Sexo con extraños” brinda una gran sorpresa, al menos para quien firma esta reseña: el tremendo talento actoral que exhibe su compañera de rubro, Guillermina Valdés. Cumple con un rol difícil, el de una mujer de treinta y pico que intenta adaptarse a un mundo y a situaciones personales y profesionales de los que quedó relegada, y refleja ese sube y baja emocional con gran solvencia.

En este punto -nobleza obliga- quien firma necesita hacer un mea culpa: el haber prejuzgado que la elección de la actriz apuntó a su avasallante belleza física y a su relación con Marcelo Tinelli, el hombre más famoso de la Argentina. Seguramente esas condiciones también pesaron a la hora de convocar a Valdés, pero hay que reconocer que, desde sus tiempos de modelo, han dado fruto sobre el escenario sus largas temporadas de estudio con Julio Chávez y con otros maestros de teatro. La invisibilidad de la actriz en los últimos años se relacionó, según sus propias palabras, con avatares propios de su vida privada: Saludamos su decisión de retomar su carrera y de explotar sus cualidades naturales para la escena.

El joven director Diego Corán Oria compuso una puesta intimista, muy sugerente, con toda la carga erótica que merece la trama –hizo un uso exquisito de los ambientes y de las luces del escenario-, pero sin caer en golpes bajos ni en escenas de mal gusto. Creó ámbitos realistas y un relacionamiento muy creíble entre los personajes.

Apunte especial para la productora responsable de la obra: La propuesta de marketing para la venta de la obra en redes sociales como Facebook y Twitter es tan creativa, que se sortean entradas entre los asistentes a la sala (“Lottery”), se lanzan consignas provocadoras (“Vení a encontrarte con tus prejuicios”), o se proponen desafíos muy audaces, como “hoy, en la fila 9, sentate solo y andate acompañado”, bien a tono con la idea central de la historia. Una convocatoria burbujeante, que ratonea.

Sexo con extraños

Autor: Laura Eason

Dirección general: Diego Corán Oria

Con: Guillermina Valdés y Gastón Soffritti

Diseño de escenografía: Santiago Tato Fernández

Diseño de Iluminación: Horacio Efrón

Diseño de Vestuario: Romina Giangreco

Música Original: David Bolzoni y Martín Lohrengei

Producción General: Diego Corán Oria, Gastón Soffritti e Isidoro Sorkin para Blackwing.

Metropolitan City, Avenida Corrientes 1343.

Funciones: Jueves y Viernes 20hs / Sabados 22hs / Domingo 21hs.


© 2015 por Gustavo Hierro. Síganos también en www.facebook.com/LaTaquillaTeatro.

  • Facebook B&W
  • Twitter B&W
  • Instagram B&W